Nuestro proyecto de investigación-acción

Por David Smith, Gonzalo Lizarralde, Lisa Bornstein, Benjamin Herazo, Trent Bonsall, y Steffen Lajoie*

Miembros de la comunidad recibieron herramientas de construcción para una iniciativa en Carahatas, Cuba.
Lo que queríamos saber
  1. ¿Cómo formulan y ejecutan los líderes locales y los residentes las iniciativas locales en sus esfuerzos por hacer frente a los efectos del cambio climático en entornos informales?
  2. ¿Cómo influyen los rituales locales, las prácticas y los sistemas y reglamentos urbanos existentes (o inexistentes) en las iniciativas locales? 
  3. ¿Cómo surge el liderazgo local en los entornos informales? y ¿cómo tienen lugar la colaboración de los actores y el compromiso de la comunidad a lo largo del proceso de implementación?
  4. ¿Cómo se puede amplificar el impacto, transferir las ideas entre contextos y replicar las soluciones e integrarlas en las políticas?

En esta publicación en línea, extraemos lecciones de ADAPTO, uno de los proyectos de investigación-acción más ambiciosos realizados hasta la fecha sobre la acción contra el cambio climático en entornos informales de América Latina y el Caribe (véase el informe final aquí). Los artefactos de la reducción del riesgo de desastres revelan la interacción entre las instituciones, los lugares, las creencias y los comportamientos que surgieron durante la implementación de 22 iniciativas locales destinadas a reducir el riesgo. Los perfiles presentados en esta publicación explican el proceso que se utilizó para seleccionar, financiar, apoyar, ejecutar y supervisar estas iniciativas en Carahatas (Cuba), Yumbo (Colombia), Salgar (Colombia) y Concepción (Chile). Cada perfil presenta el objetivo de la iniciativa, el proceso de implementación, los resultados, las lecciones aprendidas y las oportunidades de replicabilidad. Por último, se extraen lecciones que pueden ser relevantes para los líderes locales, los residentes, los profesionales del desarrollo, los responsables políticos y los investigadores.

Cómo trabajamos

Nuestro equipo estaba compuesto por más de 20 investigadores de las disciplinas de arquitectura, urbanismo, ingeniería, trabajo social y geografía social, muchos de los cuales son coeditores y autores de esta publicación en línea. Los investigadores se encuentran en cuatro universidades latinoamericanas (la Universidad Central Marta Abreu de las Villas en Cuba, la Pontificia Universidad Javeriana y la Universidad del Valle en Colombia, y la Universidad del Bío-Bío en Chile) y en tres universidades canadienses (la Universidad de Montreal, la Universidad McGill y la Universidad Concordia). El equipo también incluyó a altos funcionarios de la Corporación Antioquia Presente, una ONG colombiana centrada en actividades de respuesta a desastres en la región.

El equipo y los líderes locales intervinieron en cuatro localidades: Carahatas en Cuba, Yumbo y Salgar en Colombia, y Concepción en Chile. Las cuatro zonas presentan diferentes grados de informalidad en materia de vivienda, infraestructuras, medios de vida y acceso a los servicios. La mayoría de los residentes de estas localidades han experimentado de primera mano el impacto de los peligros naturales. También se enfrentan a factores de vulnerabilidad entrelazados —como la pobreza, el desempleo y la inseguridad alimentaria— que agravan los impactos de los desastres y dificultan los procesos de reconstrucción. Los gobiernos locales de las cuatro localidades se enfrentan a importantes dilemas a la hora de aplicar la política climática y de reducción de riesgos, ya que deben encontrar un equilibrio entre el desarrollo económico, la preservación de los ecosistemas naturales, la protección de los residentes contra los peligros y el respeto de sus tradiciones. Hay diferencias en las cuatro localidades en cuanto a las estructuras de gobierno y la prestación institucional de servicios de bienestar. Debido a estas diferencias, es posible analizar el impacto del contexto de gobernanza en las iniciativas locales.

Incluso antes de poner en marcha el proyecto, nuestro equipo se comprometió con los actores e instituciones locales. También decidimos no ser observadores pasivos de los fenómenos investigados, sino servir de agentes activos en el proceso de transformación. Al colaborar estrechamente con los líderes locales, pudimos seguir mejor sus actividades, ganarnos su confianza y comprender la dinámica de la aplicación desde dentro. Durante cuatro años, documentamos el desarrollo de 22 iniciativas en entornos informales. Descubrimos cómo los líderes locales aprovechan las oportunidades y priorizan los distintos retos. También llegamos a apreciar los factores que conducen al éxito y al fracaso.

Nuestro grado de influencia en el proceso de implantación varió. En lo que llamamos iniciativas de tipo A o de asociación académica, desempeñamos un fuerte papel de apoyo. Los investigadores y los estudiantes ayudaron a los líderes y a los residentes en el diseño, la planificación, la construcción y la gestión de las actividades. Nuestro equipo influyó mucho en estas iniciativas, que se beneficiaron de la investigación de acción directa. En cambio, en las iniciativas de tipo B o impulsadas localmente, el equipo de investigación tuvo un papel y un nivel de influencia más modestos. Estas iniciativas fueron dirigidas y coordinadas por los líderes locales, y los académicos sólo desempeñaron un papel de supervisión en el desarrollo de la iniciativa.

Tras una convocatoria de propuestas en cada asentamiento informal, un comité científico seleccionó las iniciativas más pertinentes. El comité dio prioridad a las iniciativas lideradas por mujeres, pero también seleccionó iniciativas con liderazgo mixto o masculino. Cada iniciativa recibió 4.000 dólares canadienses y, con el tiempo, todas consiguieron recursos y financiación adicionales de donantes locales, empresas privadas, ONG, organismos de financiación y gobiernos. En muchos casos, la financiación que proporcionamos correspondió a menos del 25% de los recursos necesarios para completar las iniciativas. En todos los casos, los investigadores proporcionaron a los líderes y a los participantes formación y documentación sobre diversos temas, como las tendencias del cambio climático, el liderazgo, la gestión del agua, la construcción a prueba de peligros y las prácticas de jardinería sostenible. En muchos casos, también facilitaron la creación de redes entre los líderes locales, los funcionarios municipales y otros actores relevantes.

*Citar como: Smith, David et al., (2021). Nuestro proyecto de investigación-acción. En Artefactos de reducción del riesgo de desastres: Respuestas locales al cambio climático en América Latina y el Caribe. Smith, David; Herazo, Benjamin; Lizarralde, Gonzalo (editores). Montreal: Université de Montréal. Accesible aquí: https://artefacts.umontreal.ca/