Mujeres del Mar: Grupo de acción comunal para la adaptación al cambio climático

por Gonzalo González Camacho, Universidad Central “Marta Abreu” de las Villas, Cuba

Institución promotoraUniversidad Central “Marta Abreu” de Las Villas (UCLV)
Organizaciones sociasProyecto “Hábitat 2”
Desarrollado porADAPTO-Cuba and comunidad
Profesores y estudiantes
(ADAPTO-Cuba)
Gonzalo González, Andrés Olivera, Pedro Tex Martínez
Líderes comunitariosCarmen Luisa Daniel Gutiérrez
Miembros de la comunidadTamara Rivero Bermúdez, Claudia Núñez Rivero, Yudmary Martínez Bolaños, Tania Cruz Alberto, Claudia Cepero López, Mirtha Romero Sánchez, Yudmary López Ramírez, Yeney Mesero Chirino
Otros participantes Yaliuka Rodríguez Bolaños, Marisly Arrechavaleta Reyes
Lugar de la intervenciónCarahatas, Villa Clara, Cuba
Fecha del proyecto03/2018 – 05/2020
Aporte inicial del IDRCCAN$ 4,000
Otras fuentes de financiamientoProyecto Hábitat 2: CAN$240 for transporte a Carahatas
Correo de contactomujeresdelmarcarahatas@gmail.com
Fig. 1. (encabezado) Vivienda intervenida por el microproyecto. Foto: Gonzalo González.
Fig. 2. Taller con el grupo Mujeres del Mar. Foto: Gonzalo González

Resumen

Las mujeres del pueblo costero de Carahatas, en Cuba, tienen experiencia en el manejo de desastres por causa de huracanes, tormentas tropicales y riesgos relacionados con el aumento del nivel del mar. Sin embargo, tres factores limitan su poder de decisión en las estrategias de gestión de riesgos y adaptación al cambio climático. Primero, hay una falta de conciencia en la comunidad sobre los efectos del cambio climático y los riesgos y las soluciones de gestión de desastres naturales. Segundo, las iniciativas lideradas por las mujeres casi nunca se integran a una estrategia colectiva coherente. Tercero, la influencia de las mujeres de Carahatas en las políticas de recuperación de desastres sigue siendo muy limitada. En respuesta a estos desafíos, el equipo de investigadores de la Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas (UCLV) se unieron a profesoras de la escuela primaria local para crear Mujeres del Mar, con el objetivo de mejorar la percepción del riesgo y fortalecer la red informal de apoyo mutuo. El equipo capacitó a 17 mujeres y coordinó actividades culturales con 72 miembros de la comunidad con el fin de dar a conocer las posibles medidas de adaptación. A partir de su capacitación, el grupo de mujeres tuvo la oportunidad de participar en la Estrategia de Desarrollo Municipal (política de desarrollo), en la mesa de trabajo sobre riesgos y adaptación al cambio climático que se llevó a cabo el 26 de marzo de 2019. El proyecto demuestra cómo al mejorar sus conocimientos y habilidades, las mujeres pueden lograr una mayor participación en la elaboración de políticas de adaptación al cambio climático.

Descripción

Las mujeres en Carahatas sostienen el hogar y son fundamentales para la comunidad mientras los hombres pescan durante largas temporadas. Por esa razón, asumen buena parte de las labores de organización y recuperación de las viviendas destruidas por las catástrofes naturales. Por ejemplo, después del huracán Irma de 2017, mantuvieron los lazos de comunicación entre vecinos, protegieron sus pertenencias, reorganizaron los espacios domésticos durante los esfuerzos de reconstrucción y contribuyeron al trabajo de reparación y reconstrucción de viviendas. No obstante, tienen poco conocimiento del cambio climático y de las mejores prácticas de adaptación al mismo y sus iniciativas son, principalmente, a nivel individual y no como parte de una estrategia colectiva. Asimismo, la implicación de las mujeres en la reconstrucción y el mantenimiento de las viviendas de Carahatas enfrenta desafíos, como la falta de acceso a créditos o subsidios debido a su ubicación en una zona con riesgo de inundación o la poca representación que tienen en la toma de decisiones como parte de la gestión del riesgo de desastre.

El equipo de investigadores de la Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas (UCLV) crea el grupo de acción comunitaria “Mujeres del Mar”, que está liderado por 12 profesoras, 21 madres de estudiantes y 39 integrantes de la comunidad. El objetivo del grupo es abordar problemáticas comunes que afectan la calidad de vida en relación con los efectos del cambio climático, alertar sobre las futuras consecuencias y emprender acciones de prevención. El ámbito de intervención es variado e incluye la propia capacitación del grupo (Fig. 2, 3, 5 y 6), la creación de espacios de intercambio, acciones con los niños y coordinación de actividades culturales, entre otras iniciativas. A fin de eliminar las barreras del lenguaje técnico e institucional, durante la capacitación y las mesas de trabajo se presentó el tema del cambio climático usando una narrativa simple y ejemplos relacionados con la comunidad. Mujeres del Mar se ha favorecido de la sinergia con otros microproyectos de ADAPTO, como el trabajo de reconstrucción de viviendas después del huracán Irma (ver la iniciativa “Viviendas resilientes” y la Fig. 1), actividades culturales con los niños (ver “Yo me adapto”) y la difusión de información en plataformas digitales (ver “Voces de la comunidad”). El grupo ha mejorado la comunicación y el apoyo mutuo entre las mujeres, y ha fortalecido su representación en las mesas de trabajo sobre riesgos y adaptación al cambio climático. Ahora, las mujeres saben que pueden resolver los problemas que se presenten, gracias a su influencia en los hogares de la comunidad y su fortaleza como colectividad.

Fig. 3. Taller de capacitación del grupo Mujeres del Mar en la escuela primaria de Carahatas. Foto: Gonzalo González.

Proceso de implementación y evolución

El equipo de investigadores de la UCLV y el grupo de ADAPTO-Cuba analizaron el contexto de la comunidad y crearon un grupo de acción comunitaria con las mujeres de la comunidad, con el fin de sensibilizar a la población de Carahatas a través de actividades culturales. En la escuela primaria local de Carahatas se identificó a una líder que involucró a varias profesoras y madres de los estudiantes para formar el grupo Mujeres del Mar. Con apoyo de la universidad, planearon pláticas, talleres y recorridos de observación para conocer mejor los efectos del cambio climático en la comunidad y documentar, reconocer y divulgar las mejores prácticas de adaptación.

Las actividades iniciales se planificaron con gran entusiasmo (Fig. 4, fases 1 a 3). Sin embargo, la etapa de divulgación y alerta sobre las amenazas naturales y sus consecuencias se vio seriamente afectada por dificultades de recursos y financiamiento (Fig. 4, fases 4 a 6). Para resolver el problema, los investigadores de la UCLV se aliaron con Hábitat 2, un proyecto de investigación patrocinado por la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación. Asimismo, incluyeron al grupo de Mujeres del Mar en las iniciativas internacionales de ADAPTO, como el programa de capacitación de agentes de cambio, organizado por colaboradores colombianos en 2019. Algunas de las acciones realizadas por Mujeres del Mar son la sinergia con el microproyecto de “Viviendas resilientes”, en el que han tenido un papel activo en la organización vecinal y el apoyo a familias vulnerables; la recolección de residuos junto a niños en la zona costera; la planificación de la siembra de mangle para evitar inundaciones y la coordinación para realizar funciones culturales con temática preventiva en el contexto de riesgo. Además, al profundizar sus conocimientos sobre los riesgos del cambio climático, las mujeres del grupo han tenido una contribución importante en otras iniciativas locales, que van más allá de las actividades culturales definidas inicialmente.

Mapa de actores

La formación, legitimación y participación de grupos de acción comunitaria sobre el cambio climático compuestos de mujeres es una experiencia relativamente novedosa en Cuba. Desde que el gobierno definió la política nacional de cambio climático en 2017, ha iniciado la mayoría de los proyectos dentro de un marco institucional. En esta nueva forma de organización (Fig. 4), los investigadores de la UCLV llevaron a cabo el diagnóstico y la lectura del contexto, lo que posibilitó trabajar en conjunto con los actores locales en la concepción del grupo. Los investigadores trabajaron estrechamente con el grupo de mujeres para después permitir su operación independiente. Posteriormente, ante las dificultades de financiamiento, debieron implicarse en la búsqueda de acciones concretas en el marco de los objetivos iniciales que permitieran reactivar la implementación, en asociación con Hábitat 2. El apoyo a los otros microproyectos de ADAPTO ha elevado el rol de liderazgo de las mujeres: como maestras en “Yo me adapto” y coordinadoras de la ayuda vecinal en “Viviendas resilientes”. El gobierno ha tenido un rol de seguimiento y soporte, que da la legitimidad necesaria al proyecto y permite su futura replicabilidad y divulgación, haciendo partícipe al grupo de Mujeres del Mar en la elaboración de sus políticas.

Fig. 4. Evolución del microproyecto y participación de actores.

Resultados

  • Creación del grupo de acción comunitaria Mujeres del Mar, en el que participan 72 miembros de la comunidad de Carahatas.
  • Capacitación de 17 mujeres sobre los efectos del cambio climático y alternativas de adaptación en Carahatas.
  • Organización de eventos culturales de sensibilización y adaptación al riesgo del cambio climático, como obras de teatro y espectáculos para niños en Carahatas.
  • Contribución importante a otras iniciativas ideadas por los ciudadanos, como “Voces de la comunidad”, “Yo me adapto” y “Viviendas resilientes”, gracias a conocimientos más profundos de los desafíos del cambio climático.
  • Influencia en las decisiones comunitarias y municipales sobre la adaptación al cambio climático. Para responder a la política nacional de cambio climático, y por solicitud de la municipalidad, el grupo ayudó a identificar a las familias que viven en áreas de alto riesgo y que estarían dispuestas a reubicar sus viviendas.
  • Mayor protagonismo de las mujeres en temas comúnmente abordados por la población masculina en Carahatas. Por ejemplo, el grupo de acción comunitaria rechazó prácticas de reparación de viviendas en áreas de alto riesgo y favoreció su reubicación a lugares más seguros después del huracán Irma. Las Mujeres del Mar contribuyeron a una aplicación más sostenible del programa gubernamental en la comunidad después del huracán.
Fig. 5. Reuniones y talleres con el grupo Mujeres del Mar. Foto:
Elidio Pozo.
Fig. 6. Reuniones y talleres con el grupo Mujeres del Mar. Foto:
Elidio Pozo.

Lecciones aprendidas

El estudio del contexto local permite identificar oportunidades para apoyar varias iniciativas simultáneamente. En este caso, la creación de un grupo comunitario liderado por mujeres ayudó a derrumbar las barreras de género tradicionales y a sensibilizar a la población sobre el cambio climático y la adaptación. La preparación alcanzada en temas de gestión del riesgo de desastre y la adaptación, ha fortalecido el papel femenino en Carahatas.

La capacitación realizada al grupo de mujeres sobre temas comúnmente asociados a lo académico (adaptación, cambio climático) y a un vocabulario especializado, se pudo realizar gracias a la utilización de ejemplos de la vida cotidiana, lo que permitió que los miembros de la comunidad dejaran de ser destinatarios vulnerables de la ayuda y asumieran un rol activo. Al usar narrativas simples, las comunidades adquieren los conocimientos y las habilidades que necesitan para entender mejor, influenciar y tomar la iniciativa en cuestiones que los afectan. Sembrar capacidades para la percepción del riesgo y la adaptación en mujeres de Carahatas, ha supuesto el empoderamiento en una temática donde comúnmente se le considera vulnerable. La dinámica de trabajo grupal ha trascendido los objetivos iniciales y ha derivado en apoyo vecinal en otros temas cotidianos, que finalmente tienen un impacto en la dimensión social de la resiliencia. En este proyecto específico, la colaboración comunitaria ha mejorado la capacidad de los residentes para resolver los problemas cotidianos. En otras palabras, la colaboración, el cuidado y la confianza entre las mujeres del grupo tuvo un impacto positivo en la forma de abordar otros problemas colectivamente, como el acceso al cuidado de los hijos y a herramientas de jardinería.

Fig. 7. Grupo Mujeres del Mar. Foto: ADAPTO-Cuba

Futuras acciones y replicabilidad

Abordar la adaptación al cambio climático a partir de problemas cotidianos que afectan la calidad de vida es una estrategia viable para mejorar su comprensión e inserción social. Estos son enfoques de fácil replicabilidad en asentamientos pequeños en condiciones de riesgo en Cuba, que permiten mejorar la cohesión social, el apoyo mutuo y la resiliencia. Sin embargo, es pertinente un acompañamiento inicial que facilite el financiamiento y la capacitación de grupos de acción comunitarios, como Mujeres del Mar, para generar un mayor impacto.